Causas, prevención y recomendaciones para las alergias de primavera.

Causas, prevención y recomendaciones para las alergias de primavera.

Qué bonita es la primavera para unos y qué puñetera para otros. Aumentan las horas de luz, sube la temperatura, florece la naturaleza… Y con ella el aire se llena de polen que a un cuarto de la población les fastidia la foto.

Según la Organización Mundial de la Salud, las enfermedades alérgicas van a ser una de las epidemias de este siglo y en pocos años la mitad de la población sufrirá algún tipo de alergia. Así que el problema es más serio de lo que comúnmente se cree. Aunque la alergia tiene un fuerte componente hereditario y hasta hace poco lo común eran las alergias a los ácaros y al polen, están apareciendo cada vez más nuevos alérgenos que afectan incluso a determinados alimentos lo que empeora la calidad de vida de quien las padece.

Pero es la primavera, con su etapa de polinización de plantas y árboles, la que provoca un gran aumento de las alergias que producen síntomas como estornudos, conjuntivitis, rinitis, eccemas, dificultades respiratorias o crisis asmáticas. Así que vamos a ver qué causa una gran parte de las alergias primaverales y qué podemos hacer para combatirlas.

Causas principales:

  • Pólenes de árboles: plátano, arce, fresno, olmo, coníferas…
  • Polen de gramíneas.
  • Esporas de hongos (en interior mayormente causados por la humedad).
  • Caspa de animales (perros y gatos principalmente).

Síntomas más frecuentes de alergias:

  • Picor de los ojos.
  • Ojos rojos.
  • Lagrimeo.
  • Picor nasal.
  • Secreción, mucosidad y congestión nasal.
  • Estornudos.
  • Asma.
  • Dificultad respiratoria. 



Medidas de prevención:

  • Ácaros: ventilar la cama diariamente y quitar objetos que acumulen polvo.
  • Evitar la humedad excesiva en el interior.
  • Evitar el humo del tabaco.
  • No auto-medicarse.
  • Evitar el contacto con el polen (fundamental en primavera).
  • Evitar el contacto con mascotas si se sabe alérgico a perros o gatos.

Cómo disminuir el contacto con el polen:

  • Mantener las ventanas de casa cerradas, sobre todo por la noche.
  • Cerrar las ventanas cuando se viaja en coche.
  • Evitar las actividades al aire libre especialmente en el campo y la montaña, donde la concentración de polen es mayor, e informarse de las concentraciones de polen a donde se viaja.
  • Utilizar filtros para el aire acondicionado y cambiarlos cada primavera.
  • No cortar el césped ni tumbarse en él.
  • Pulverizar con agua la casa y especialmente la habitación antes de irse a dormir.
  • No secar la ropa en el exterior los días de mucho polen.
  • Limpiar el polvo con un paño húmedo y aspirador, no barrer.
  • Ventilar diariamente la casa, mejor por la mañana o al anochecer.
  • Evitar tener objetos que faciliten la acumulación del polvo.
  • Si sacas la ropa de temporada del armario ventilarla bien antes de utilizarla.
  • Evitar humidificadores.
  • Evitar el contacto con irritantes.
  • Evitar los cambios bruscos de temperatura y las corrientes de aire frío.
  • Utilizar gafas de sol.
  • Lavar bien las verduras.

Conclusión:

Según los expertos, una alergia es una reacción exacerbada del sistema inmunitario a una sustancia que su cuerpo identifica como invasor, que en la mayoría puede ser tratada de forma simple, pero cada una tiene sus particularidades y si persiste es recomendable una mayor exploración. Así que si tienes alguna duda con las alergias, no dudes en pasarte por Farmacia Parque Rioja y que uno de nuestros expertos te aconseje personalmente.